Ya sabes que, para perdurar en el mercado, las empresas deben estar en constante desarrollo. Por eso hoy te hablaremos de las 5 mejores estrategias de crecimiento empresarial.

Este desarrollo no sólo debe ir encaminado a mejorar las propias cifras del negocio, si no también debe mirar hacia la supervivencia frente a la competencia.

A veces, buscar estrategias de crecimiento que se adecúen a nuestro negocio supone un auténtico quebradero de cabeza, por eso, hoy te queremos hablar sobre diferentes estrategias de crecimiento empresarial, para aportar ideas y que elijas la que más se adapte a tu empresa.

1.-  Crecimiento interno – Las estrategias de crecimiento empresarial interno suponen invertir en el seno de la empresa, ya sea mediante la apertura de nuevos establecimientos, plantas de producción, oficinas, etc. o mediante la inversión en el capital humano a través de la formación.

Algunas ventajas son: una financiación cómoda y paulatina, ya que puede llevarse a cabo poco a poco, y permite la adquisición de la tecnología más reciente.

2.- Diversificación – consiste en desarrollar, simultáneamente, nuevos productos y/o nuevas líneas de negocio o mercados, de esta forma nos cubrimos ante posibles adversidades futuras.

Esta estrategia de crecimiento empresarial resulta muy útil cuando el mercado actual está saturado o cuando se buscan ventajas estratégicas frente a la competencia.

Esta diversificación puede llevarse a cabo de forma relacionada (es decir, mediante actividades semejantes a las que ya se realizan) o conglomerada (es decir, mediante actividades diferentes que complementen las existentes). 

Si bien sabemos que es una de las estrategias más arriesgadas, también sabemos que la recompensa es grande, pues presenta una gran ventada: reduce la vulnerabilidad del negocio en su conjunto, ya que si una de las actividades que llevamos a cabo decrece las demás no tienen por qué hacerlo.

3.- Integración vertical – La integración vertical consiste en extender el negocio hacia actividades mayoristas, de fabricación o de distribución.

Existiendo, por tanto, dos formas de integración vertical:

  • Hacia arriba – En este caso, es la empresa minorista la que integra en su organización actividades mayoristas e incluso manufactureras. Este tipo de integración se puede plantear para asegurar la continuidad del suministro y la calidad de los productos comprados, para coordinar más efectiva y eficientemente las funciones de distribución o para realizar un movimiento competitivo creando barreras de entrada.

  • Hacia abajo – Este tipo de integración se produce cuando una empresa manufacturera realiza funciones de mayorista y/o de minorista, o cuando un mayorista realiza a la vez funciones de minorista. El objetivo de este tipo de integración es alcanzar un mayor grado de eficiencia y un mayor control sobre las actividades.

4.- Crecimiento a través de la responsabilidad social corporativa (RSC).

No podemos olvidar que los clientes se preocupan cada vez más del impacto de los productos que consumen en la salud, el medio ambiente y la sociedad en general.

Desarrollar técnicas de responsabilidad social corporativa es una de las mejores formas de diferenciar tu empresa.

Algunas de las estrategias de responsabilidad social corporativa son:

  • Promoción de una causa.

  • Marketing social corporativo.

  • Voluntariado.

  • Mecenazgo.

5.- Crecimiento a través de colaboraciones con la administración – Las empresas que ya tienen cierta trayectoria en el mercado es posible que colaboren, de una forma u otra con la administración, y esta es una vía de negocio que, en la mayoría de los casos, es mejor no dejar pasar, ya que es una magnífica oportunidad para acreditar nuestra solvencia técnica y económica.

Esta estrategia necesitará de la implantación de una serie de recursos dentro de la compañía para realizar de forma continua y casi automática, como por ejemplo una vigilancia sobre licitaciones y concursos públicos presentados por las distintas administraciones o la implementación de unos protocolos de comunicación, entre otras.

Como ves, hay varias alternativas a la hora de hablar del crecimiento empresarial de tu compañía, por lo que te recomendamos estudiar a fondo los recursos con los que cuentas y, en base a eso, seleccionar la que más se adapte a tus necesidades.