Seguro que sabes de sobra por qué es importante la digitalización de tu empresa. Y, además, también sabrás que para digitalizar tu empresa es importante tener presencia en las redes sociales.

Sin embargo, estar en redes sociales no es algo tan simple como descargar una app en el teléfono y hacer unas cuantas publicaciones. Hoy te traemos todo lo que necesitas saber para crear un plan de gestión de redes sociales desde cero.

En primer lugar, debemos definir el concepto de plan de gestión de redes sociales, que puede entenderse como la creación, organización y planificación de los contenidos que publicaremos en los diferentes medios sociales que tenemos a nuestro alcance para comunicarnos de forma online con nuestros clientes, que nos ayudará a alcanzar los objetivos de la empresa.

Podemos deducir de esta definición que un plan de gestión de redes sociales no nace de un día para otro, sino que necesita un estudio previo, constancia y ganas. A pesar de saber que no estamos ante una tarea fácil, hemos de decir que se puede facilitar mucho si se siguen los siguientes pasos:

  1. Debemos definir en qué situación se encuentra nuestra empresa en relación con las redes sociales y enfrentarla a nuestro mercado y competencia – Es decir, hay que tener claro cómo vamos a encajar nuestra empresa en las diferentes redes sociales. Para hacer este paso, es recomendable el uso de un análisis DAFO, que se centra en estudiar:

    • Las debilidades de nuestra empresa.

    • Las amenazas que provienen del exterior.

    • Las fortalezas de nuestra empresa.

    • Las oportunidades que podemos aprovechar.

  1. La delimitación de nuestro público es fundamental, ya que para que nuestra estrategia en las redes sociales sea adecuada debemos saber a quién nos dirigimos. Si sabemos que nuestro público se sitúa entre mujeres españolas de 18 y 24 años, debemos publicar un contenido que sepamos que es atractivo para este segmento de la población.

  1. Crear un presupuesto aproximado – La gestión de las redes sociales necesita de una partida presupuestaria al igual que cualquier otra actividad de la empresa. Crear un presupuesto nos ayudará a saber a qué puntos en concreto les dedicaremos más inversión.

  1. Es fundamental definir los objetivos que queremos alcanzar mediante nuestras redes sociales – Estos objetivos deben ser medibles, realistas, específicos, relevantes y temporales. Es decir, debemos saber qué buscamos con nuestras redes sociales: ¿likes, visitas, compras…?

  1. Una vez tengamos delimitado el público, el presupuesto y los objetivos que queremos alcanzar, debemos continuar seleccionando las redes sociales que vamos a utilizar – Existen infinidad redes sociales que actualmente utilizan millones de personas de manera muy diferente. Debemos tener claro en qué redes sociales se encuentra nuestro público, cuáles se ajustan a nuestro presupuesto y cuáles nos ayudan mejor a alcanzar nuestros objetivos.

  1. Ahora es cuando nos centramos en crear un plan de acción – Es en este momento cuando determinaremos qué medidas concretas vamos a realizar, quién será la persona encargada y en qué momento se llevarán a cabo. En este sentido es muy importante destacar:

    • Si utilizamos más de una red social, el contenido de cada una deberá ser acorde con la idea global de comunicación de la marca y adaptado a la plataforma en la que nos encontremos.

    • Debemos aprovechar los eventos para realizar publicaciones que digan algo de nosotros, aportar valor.

    • Hay que tener en cuenta en qué momento y por qué motivos realizaremos cambios de imagen.

    • Debemos publicar con regularidad, la constancia es muy importante.

    • La planificación de las publicaciones con antelación es esencial, siendo muy importante que programemos las publicaciones que nos lo permitan para ser más operativos en el día a día.

  1. El uso de herramientas que nos ayuden en la gestión de las redes sociales puede facilitar mucho el trabajo – Existen herramientas para la creación y edición de vídeos o fotos, el análisis de los hashtags más utilizados, la programación de las publicaciones, etc.

Estos siete pasos son esenciales a la hora de crear un plan de gestión de redes sociales, sin embargo, no nos servirán de nada si no evaluamos los resultados del mismo con la regularidad necesaria y si no hacemos propuestas de mejora cuando vemos que los resultados no son los esperados.