Si has decidido que es el momento clave para internacionalizar tu empresa y ampliar tus fronteras, sigue leyendo porque esto te interesa.

El proceso de abrirse a nuevos mercados y clientes es apasionante y tremendamente motivador. Debes tener claro que internacionalizar tu empresa puede ser un método de crecimiento y una manera de pivotar hacia otras alternativas en tu sector de trabajo que pueden abrirte las puertas a un nuevo mundo de emprendimiento, trabajo, recursos y, evidentemente, rentabilidad; por lo que tienes que aprovechar la oportunidad con pasión y dedicación.

 

Algunas acciones para internacionalizar tu empresa son:

 

Fijar objetivos en base a tu nuevo mercado, recursos y clientes.

Algunas herramientas como el DAFO, plan de viabilidad o la creación de tablas de Excel específicas que te ayuden a gestionar bases de datos son indispensables si quieres internacionalizar tu empresa y obtener buenos resultados.

 

Analizar los recursos propios y la competencia existente. Debes posicionarte frente a la competencia.

Ya lo decía Philip Kotler (el padre del marketing), hay que diferenciarse de la competencia, ya sea totalmente o añadiendo valor a un producto ya existente.

 

Definir tus estrategias de marketing y comunicación.

Esta es, quizás, la parte más importante a la hora de internacionalizar tu empresa ya que es lo más “tangible” que verán los clientes. Nos referimos, claro está, a todo el lenguaje que incluye tu marca a la hora de hablar de imagen digital: textos web, artículos del blog, notas de prensa,

 

Planificar las acciones que se llevarán a cabo.

Volvemos a lo que comentábamos de usar herramientas para facilitar la gestión de datos. Además, existen herramientas online como Trello o Asana que te ayudarán a la hora de planificar proyectos entre varias personas para internacionalizar tu empresa.

 

Y, además, te dejamos unos tips para internacionalizar tu empresa.

 

  • El proyecto debe ser liderado por una persona que tenga visión global de la empresa, de sus recursos y sepa encontrar las oportunidades de negocio que aparecerán en el proceso.
  • Además, esa persona debe estudiar y conocer a fondo las costumbres de los mercados receptores, así como sus idiomas para poder adaptar el producto/servicio de la mejor manera posible y usando un lenguaje y comunicación agradable y útil,
  • Adicionalmente, la persona que se encargue de este proceso debe tener en cuenta que proyecta la imagen de la empresa al mundo (nunca mejor dicho) y, por ello, tiene que ser buen comunicador, debe saber negociar y tener la mente abierta para llegar a un punto de entendimiento que satisfaga a todos.
  • La autogestión también es muy importante a la hora de internacionalizar tu empresa ya que se trabajarán multitud de datos y habrá que relacionarlos entre ellos para mejorar resultados constantemente.

 

Y, por último, 3 tips para internacionalizar tu empresa que no por ser los últimos son los menos importantes:

  • Hay que saber trabajar en equipo, ser resistente al fracaso y tener disponibilidad para viajar.

 

Pensarás que es algo muy lógico pero no todo el mundo tiene claro que internacionalizar tu empresa puede cambiarte la vida así que, ¡lánzate al mundo!